Nada puede ya faltarme

Nada puede ya faltarme
Porque el buen pastor me guía
Por la tierra saludable
En divinos pastos rica.
Junto a aguas de reposo
El Señor me pastorea:
Manantial de vida eterna
Que mi espíritu recrea.
 
Por las sendas de justicia
Me guiará con mano pía,
Por amor de su gran nombre
Siempre mi alma en El confía.
Aunque en valle tenebroso
Peregrine el alma mía,
No tendré temor alguno,
Siendo Dios el que me guía.
 
Su fiel vara y su cayado
Ya me infundirán aliento,
Y ante mis angustiadores
Me dará el Señor sustento.
Con el bálsamo divino
Unge la cabeza mía,
Y rebosa ya la copa
Que me colma de alegría.

Gracia, paz, misericordia
Seguirán la senda mía,
Y en mansiones celestiales
Moraré por largos días.
Nada puede ya faltarme
Porque Dios mis pasos guía
Por la tierra saludable
En divinos pastos rica.

<bgsound src="mid/schmuckedich.mid" loop=true>

"El Señor es mi pastor; nada me faltará." (Salmo 23:1)

Autor desconocido, inspirado en el Salmo 23.

Bajar PDF - letra y música
NWC - letra y música

Autor: sin datos

Tonada: Schmucke Dich

Lista de tonadas con igual metro

Pasajes Bíblicos relacionados:
Salmo 23

Clasificación
Dios Padre: Providencia
Vida Cristiana: Protección y consuelo
Vida Cristiana: Fe y confianza