Preste oídos el humano

Preste oídos el humano
A la voz del Salvador,
Regocíjese el que siente
El pecado abrumador:
Ya resuena el Evangelio
De la tierra en la ancha faz,
Y de gracia ofrece al hombre
El perdón, consuelo y paz.

Vengan todos los que sufran,
Los que sienten hambre o sed,
Los que débiles se encuentren
De este mundo a la merced:
En Jesús hay pronto auxilio,
Hay hartura y bienestar,
Hay salud y fortaleza,
Cual ninguno puede dar.

Vengan cuantos se acongojan
Por lograr con qué vestir,
Y a su afán tan sólo rinden
Servidumbre hasta el morir:
Un vestido hay más precioso,
Blanco, puro y eternal;
Es Jesús quien da a las almas
Ese manto celestial.

¿Por qué en rumbo siempre incierto
Vuestra vida recorréis?
A Jesús venid, mortales,
Que muy cerca le tenéis:
El es vida en tierra y cielo
Y el exceso de su amor
Os mejora la presente
Y os reserva otra mejor.

<bgsound src="mid/stasaph.mid" loop=true>

"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo." (Apocalipsis 3:20)

Bajar PDF - letra y música
NWC - letra y música
Bajar PDF - letra y música (segunda versión)
NWC - letra y música (segunda versión)

Autor:  Allie Starbright
Traducción:  Juan B. Cabrera

Tonada: St. Asaph

Tonada alternativa: Hyfrydol

Lista de tonadas con igual metro

Pasajes Bíblicos relacionados:
Apocalipsis 3:20

Clasificación
Vida Cristiana: Llamado a la Conversión