Eleva, alma mía

Eleva, alma mía, tu mente a los cielos,
Y allí en luz y gloria contempla al Señor;
No temas humilde llegarte a Su trono
Que es trono de gracia fundado en amor.

Temiera, Dios mío, si en propia justicia
Osara apoyado llegar hasta Ti:
Mas hora tu misma justicia soy hecho
En Cristo que ha dado Su vida por mí.

Me acerco cual hijo que viene a Su Padre,
Cual hijo que acude gozoso al hogar,
Y el grato reposo, las tiernas caricias
Que explayan el alma, desea gozar.

Me acerco, y postrado delante del trono
Do irradian la gracia, perdón y salud,
Humilde te adoro, y ansío ofrecerte
El fiel homenaje de mi gratitud.

Ansío mis voces unir a las voces
Del coro que eleva cantar celestial;
Y en santa armonía loar Tus bondades,
Tu eterna justicia, Tu gloria inmortal.

Acepta, Dios mío, mi ofrenda, aunque pobre;
Conozco humillado su escaso valor:
Mas hágala grande, valiosa a Tus ojos,
El nombre adorado de Cristo el Señor.

<bgsound src="mid/blacklands.mid" loop=true>

"Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro." (Hebreos 4:16)

Bajar PDF - letra y música
NWC - letra y música

Autor:  Juan B. Cabrera

Tonada: Blacklands

Lista de tonadas con igual metro

Pasajes Bíblicos relacionados:
Hebreos 4:16

Clasificación
Dios Padre: Alabanza y adoración