Mirad al Rey del mundo

¡Mirad al Rey del mundo
Maltrecho y moribundo
De la alta cruz pender!
El príncipe sublime,
¡Ved cuán cansado gime!
Es cruel y atroz Su padecer.

Su noble frente rota,
Del cuerpo exhausto brota
La sangre cual sudor.
Su corazón herido,
Por penas consumido,
Sucumbe en el postrer dolor.

¿Quién fue? ¿Quién te ha herido?
Señor, ¿qué has cometido?
¿Quién te maltrata así?
Sin mancha de pecado
El justo es condenado
Y sufre todo en bien de mí.

Yo soy: he merecido
Al vil madero asido,
Mi transgresión pagar.
Tus carnes desgarradas,
Tus manos traspasadas
Testigos son de mi pecar.

Tu cruz y Tu suplicio
Serán constante indicio
De mi perversidad.
Por Tu cabal paciencia
Te pido yo clemencia:
¡Piedad de mí, Señor, piedad!

<bgsound src="mid/oweltichmussdichlassen.mid" loop=true>

"Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró." (Lucas 23:46)

Bajar PDF - letra y música
NWC - letra y música

Autor:  Paul Gerhardt
Traducción:  Víctor Dorsch

Tonada: O Welt Ich Muss Dich Lassen

Lista de tonadas con igual metro

Pasajes Bíblicos relacionados:
Isaías 53: 3-5
Lucas 23:44-46
Efesios 5: 2

Clasificación
Dios Hijo: Pasión y Muerte