Rostro divino, ensangrentado

Rostro divino, ensangrentado,
Cuerpo llagado por nuestro bien:
Calma benigno justos enojos,
Lloren los ojos que así te ven.

Manos preciosas tan lastimadas,
Por mí clavadas en una cruz
En este valle sean mi guía,
Y mí alegría, mi norte y luz.

Bello costado en cuya herida
Halla su vida la humanidad,
Fuente amorosa de un Dios clemente,
Voz elocuente de caridad.

Tus píes heridos, Cristo paciente,
Yo indiferente los taladré;
Y arrepentido, hoy que te adoro,
Tu gracia imploro: Señor, pequé.

Crucificado en un madero,
Manso Cordero, mueres por mí;
Por eso el alma triste y llorosa
Suspira ansiosa, Señor, por Ti.

<bgsound src="mid/langran.mid" loop=true>

"Mas Jesús, dando una gran voz, expiró. Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios." (Marcos 15:37-39)

Bajar PDF - letra y música
NWC - letra y música

Autor:  M. Mavillard

Tonada: Langran

Lista de tonadas con igual metro

Pasajes Bíblicos relacionados:
Isaías 53: 3-5
Marcos 15:37-39

Clasificación
Dios Hijo: Pasión y Muerte