Lucas 22:39-46

"22:39 Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. 22:40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. 22:41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 22:42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 22:43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. 22:44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. 22:45 Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; 22:46 y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación."

(Lucas 22:39-46)


Himnos relacionados:
- En el Jardín del Olivar