Romanos 14: 7,8

"Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos."

(Romanos 14: 7,8)


Himnos relacionados:
- Delante de tu cuna estoy
- Oh Ruégote, Señor Jesús