Marcos 15:37-39

"Mas Jesús, dando una gran voz, expiró. Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios."

(Marcos 15:37-39)


Himnos relacionados:
- Rostro divino, ensangrentado